Paneles japoneses

Paneles japoneses

Los paneles japoneses son una de las tendencias en alza a la hora de decorar nuestros hogares, a los que aportan una estética oriental y minimalista.

El sistema que utilizan los paneles es muy similar al que usan por ejemplo los armarios empotrados con puertas correderas. Un conjunto de paneles de tela colocados en raíles independientes, que se cruzan entre sí creando distintas combinaciones de apertura y cierre. En función del diseño y la guía utilizada en su colocación, los paneles quedan recogidos en los laterales o en el centro, aunque en algunas instalaciones compuestas por diversas piezas los estores que se sitúan en los extremos permanecen fijos.

Tienen una ventaja frente a las tradicionales cortinas: Su versatilidad. Los paneles japoneses permiten multitud de composiciones decorativas en función de sus diferentes ubicaciones. Sin embargo, no se aconseja que la estética prime sobre la funcionalidad. Para diseñarlos, hay que tener en cuenta que los movimientos y las posiciones de los estores no deben entorpecer los accesos a las ventanas o a las entradas de balcones y terrazas.

Los paneles japoneses están de moda, pero antes de decantarnos por ellos debemos prestar atención al estilo de la estancia donde se instalarán. Deben combinarse con la decoración y estar en armonía con el resto de tejidos de la habitación, como alfombras, camas, sofás o el color de las paredes. Es conveniente también, que tengan unas medidas proporcionales al espacio en el que se ubiquen para evitar que queden demasiado grandes o pequeños de acuerdo a las dimensiones de la habitación.

Los tejidos rígidos con caída son los más adecuados, siempre que permitan la entrada de luz solar en la habitación. Es preferible elegir telas que conserven su cuerpo, como las lonetas, o una combinación de éstas con tejidos más suaves, como visillos y linos. Las maderas, el screen y el poliscreen son también opciones adecuadas, aunque son más opacas que las anteriores.

A diferencia de las puertas correderas de un armario empotrado, los paneles necesitan un único raíl o guía superior para su instalación. El mecanismo se ancla en el techo o en la pared, aunque es recomendable clavarlo en el primero porque permite una mayor sujeción.

Las guías que se emplean para este tipo de cortinas están compuestas por diferentes carriles por los que se desplazan los estores mediante portatelas. Estas piezas sujetan los textiles con velcro y los mueven con unas pequeñas ruedas. La posición de los paneles se controla manualmente o a través de un correaje que los dirige en un sentido u otro.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR